Felicitación Pascual... ¡de cine!

*
Pues mira, como me lo acaba de enviar el Delegado Episcopal de Enseñanza y los alumnos no hacéis más que pedirlo cuando lo veis en el DVD de fragmentos de cine que utilizo en clase... os lo pongo, ¿vale?

Es el brillante final de una magnífica peli de Chaplin, El Gran Dictador -1940-: una obra maestra para la que no pasa el tiempo. Su mensaje es precioso, lleno de esperanza y del espíritu humano más genuino, ese que comulga plenamente con el mensaje que el Maestro extendió, el del Reino de Dios Padre.

Abrid el corazón y dejáos empapar... (esto no es el final... ¡es el principio!)
*




No hay comentarios: