30 de junio: punto y

*
Llegamos al final de este pequeño camino recorrido en libertad. El verano es un paréntesis; nos veremos menos, nada o a diario, pero en otro espacio fuera del instituto. La clase de reli ha sido un oasis de sentido, de esfuerzo, de colaboración... tras un sueño de valor incalculable: Jesucristo y el Reino de Dios (la Biblia, la Iglesia, la propia vida...). Hemos procurado aprender lo necesario para crecer a la hora de dar razón de la esperanza que profesamos. Nos queda mucho por andar, por descubrir... Una cosa os puedo decir: ¡vale la pena!
*
Alguien ha unido en este montaje dos historias de superación personal, de búsqueda, de libertad. Os recomiendo que veáis ambas: las imágenes son de la peli El último Samurai y la música de Gladiator (Now we are free: Ahora somos libres).


*
GRACIAS a todos: alumnos, padres, Delegación de Enseñanza, compañeros profes -de esta y otras diócesis-... La clase de reli seguirá abierta para los que os atrevéis a soñar. Puede que las personas se definan por la grandeza de lo que buscan -y no hay nada/NADIE más grande que Dios-. Si ese es tu caso, este es tu sitio. Buen verano.

No hay comentarios: