La Religión ayuda en el camino de la vida

*
Os dejo la Carta conjunta de los seis prelados de las diócesis de Galicia ante el Día de la Enseñanza Religiosa Escolar:
*
Los Obispos de Galicia queremos, de nuevo, dirigiros la palabra con motivo de la celebración de la Jornada sobre la Enseñanza Religiosa en los centros educativos. Este año tiene como lema “La Religión ayuda en el camino de la vida”.
En la sociedad actual una de las preocupaciones fundamentales es, sin duda, alcanzar una buena formación de la infancia y la juventud.
Ante esta exigencia tiene la escuela un protagonismo y una responsabilidad compartida con padres e instituciones al servicio de la educación. La educación tiene que atender al desarrollo de todos los aspectos de la persona si queremos que sea una educación de calidad. La escuela no puede olvidar su función de orientar y responder a las grandes preguntas sobre el sentido final de la vida en las que el ser humano fundamenta su libertad, construye su propia personalidad y se inserta responsablemente en la sociedad.
Por eso es legítimo reclamar la presencia de la Religión en el marco escolar. La formación religiosa en los centros escolares no es una imposición de la Iglesia ni una concesión benévola del Gobierno. Es un derecho que vosotros, padre y alumnos, tenéis y que todo gobierno debe respetar y garantizar. Sois vosotros los auténticos responsables de la educación de vuestros hijos/as y tenéis derecho a que sean educados según vuestras convicciones morales y religiosas.
La enseñanza de la Religión Católica pretende introducir el uso riguroso de la razón sobre las propias convicciones religiosas, que son cristianas, es decir, ayudar a comprender razonablemente la fe en Dios Creador y la persona de Jesús con la convicción profunda de que sólo Él puede ser proclamado como Salvador del mundo, como luz y sentido para la vida y ofrecer los valores morales del evangelio que ayuden a vivir, en medio del mundo, la paz, la justicia, el perdón y la reconciliación para alcanzar una sociedad más justa, más humana y más fraterna.
Pero también queremos llamar la atención del peligro de que se trate, por una parte, de las autoridades educativas, de imponer una formación que vaya claramente en contra de vuestras convicciones religiosas y morales. Por eso, es necesario exigir que, en ninguna asignatura, se eduque ni humana ni éticamente a vuestros hijos sin tener en cuenta vuestras convicciones religiosas y morales.
Por eso, hoy os hacemos una llamada especial a vosotros, padres, para que pongáis todo el empeño en la educación cristiana de vuestros hijos y os preocupéis de que reciban la enseñanza de religión católica en los centros educativos.
Os recordamos el compromiso educativo cristiano que asumisteis en el Bautismo de vuestros hijos. Supondría una contradicción pedir en la parroquia los sacramentos y no preocuparos de que reciban enseñanza de Religión Católica en los colegios. Por eso, os pedimos que, cuando matriculéis a vuestros hijos, solicitéis para ellos, de forma libre pero responsable, la enseñanza de la Religión Católica. Hacedlo con la conciencia de que les estáis ofreciendo el mejor don, el mejor regalo para hacer de ellos personas capaces de enfrentarse a la vida con optimismo y esperanza. No os dejéis llevar por mensajes modernos que intentan convencernos de que la Religión debe desaparecer de la vida social. Al contrario, valorarla como algo importante que ayuda en el camino de la vida. No privéis a vuestros hijos de la Enseñanza Religiosa. Vividla vosotros y procurad que también ellos lo hagan en la familia y en los centros educativos. Y a vosotros, alumnos, también os animamos a solicitar la clase de Religión Católica. No os dejéis engañar por mensajes, quizá más cómodos, pero muchas veces interesados y carentes de sentido. La clase de Religión os permitirá conocer mejor el Cristianismo, poder dialogar con otras culturas y religiones y trabajar por los valores de la verdad, la paz y la solidaridad.

Un saludo especial para los profesores de Religión Católica por su tarea y testimonio y un agradecimiento a todos los que colaboráis por una mejor formación humana y religiosa de la infancia y la juventud.

Os saludan con todo afecto y bendicen en el Señor.
+ Julián Barrio, Arzobispo de Santiago
+ Manuel Sánchez, Obispo de Mondoñedo-Ferrol
+ Alfonso Carrasco, Obispo de Lugo
+ Luis Quinteiro, Obispo de Tui-Vigo y Administrador Apostólico de Ourense
+ José Diéguez, Obispo Emérito de Tui-Vigo
+ José Cerviño, Obispo Emérito de Tui-Vigo
*

No hay comentarios: