El vendedor de globos

*
Puede que el Tiempo Ordinario (al que hemos vuelto) sea más extraordinario de lo que parece... puede que el Espíritu siga soplando, que la Iglesia siga bogando, que el corazón de cada persona siga abonado para acoger al otro y al Otro... es posible... ¡es posible!


No hay comentarios: